diablo

 

Estuvimos largamente oteando por todos los rincones de historias, periódicos, revistas y magazines, sin olvidar archivos ya fragmentados que por avatares beneficiosos de la vida no fueron a parar a la basura, cosa común en este país adicto a la desmemoria y afecto al olvido.


Fuimos de un lado a otros de nuestros territorios, que son muchos, en el intento ojalá logrado de dar una visión, por supuesto y reconocidamente incompleta.


Lamentamos la desaparición de muchas revistas literarias y culturales, la poca difusión de los libros de poesía y convocamos a nuestros lectores a emprender una gran cruzada de recuperación de nuestro patrimonio poético.